domingo, 16 de septiembre de 2012

HaCeR VeLaS PaRa ArOmAtErApiA

llévatelo
Hola chi@s!!!!!


Hoy voy a hablaros de la aromaterapia.

La aromaterapia es una rama particular de la herbolaria, que utiliza aceites vegetales concentrados llamados aceites esenciales para mejorar la salud física. A diferencia de las plantas utilizadas en herbolaria, los aceites esenciales no se ingieren sino que se inhalan o aplican en la piel. Se trata pseudociencia terapeutica muy usada en el pasado.

La Escuela Española es la más antigua de todas las Escuelas de Aromaterapia. Nace en los siglos IX, X y XI en la España Hispano-Árabe, donde convivían árabes, judíos y cristianos. Las raíces del arte de la perfumería y la cosmética en Europa están en España, adonde se desplazaron sabios y estudiosos de toda Europa, entrando por el camino de Santiago, para aprender de los maestros alquimistas españoles. Los alquimistas decían que los aceites esenciales son el alma de las plantas, su parte más luminosa y energética. Según ellos la eficacia de los tratamientos aromaterapéuticos dependía de la pureza y calidad de los aceites esenciales.
Se cree que la aromaterapia paso a Occidente en los tiempos de las Cruzadas. Los registros históricos muestran que los aceites esenciales se utilizaron durante la peste del siglo XIV. En los siglos XVI y XVII la aromaterapia era popular entre los grandes herbolarios europeos, pero hasta los siglos XVIII y XIX los científicos no fueron capaces de identificar muchos de los compuestos específicos de la química vegetal. La investigación permitió a los científicos extraer los compuestos activos de las plantas medicinales, lo cual condujo al desarrollo de medicamentos farmacéuticos y al rechazo de la medicina vegetal.



 Para 1920 la dedicación de Rene-Maurice Gattefossé, químico francés, descubrió las propiedades medicinales del aceite esencial de lavanda cuando lo aplicó a una quemadura sobre su mano después de sufrir un accidente en su laboratorio, e inicio una modesta revitalización de los aceites vegetales. En 1928 Gattefossé, acuñó el término "aromaterapia" para resumir el efecto curativo de los aceites esenciales.

El principal método de aplicación de los aceites esenciales es a través de una dilución en agua caliente, para que así el vapor del agua mezclado con las esencias se absorban por medio del aparato respiratorio.
Otra de las maneras de aplicación es a través de la piel, utilizando una mezcla de aceites esenciales con aceites vehiculares de acuerdo a la necesidad, ya que la piel se convierte en un vehículo y a la vez un protector para introducir los compuestos y propiedades que las plantas poseen sin tener que correr riesgos de efectos secundarios nocivos.
Estos aceites penetran a través de los pequeños vasos capilares y son transportados a todo el organismo mediante el torrente sanguíneo. El tiempo promedio son 90 minutos y en algunos casos toma tan sólo 30 minutos. Se aplican directamente al área a tratar. También pueden combinarse entre sí y producir sinergias que hagan un efecto más potente.
Es importante señalar que los aceites esenciales no pueden aplicarse directamente sobre la piel ya que son altamente concentrados por lo que sera necesario diluirlos en otros aceites o en agua.
También pueden combinarse entre si y producir sinergias que hagan un efecto más potente y benéfico,y es allí precisamente donde entra la ciencia, creatividad y el arte de la aromaterapia al producir diferentes mezclas.

Sus principales usos van desde el hogar, estéticas, spas, terapias físicas, rendimiento deportivo, padecimientos de la niñez o vejez, atención a pacientes especiales...




Una forma más light de incluir la aromaterapia en nuestras vidas es a traves de 
 Son uno de los elementos esenciales en la decoración de aquellos que gustan los ambientes místicos, mágicos, meditativos o románticos, las velas inspiran la creatividad y ayudan a inspirar el alma, elevan el espíritu y ayudan a conectar la mente con estados profundos de concentración. La historia de las velas es apasionante, pocos pueden imaginar que algo tan cotidiano haya tenido un papel tan importante en muchas culturas.
Las velas actualmente se fabrican con muy diversos materiales y las hay de muchas formas, colores y aromas, las podemos encontrar actualmente con mucha facilidad en casi cualquier establecimiento donde vendan regalos o artículos de decoración, sin embargo, si tienes en mente hacer tus propias velas, aquí te damos pasos muy sencillos de cómo elaborarlas a tu gusto.

Materiales:
  • Cera o parafina refinada (según las velas que queramos hacer, así será la cantidad).
  • Colorante (opcional si queremos dar color o dejar el color natural de la cera).
  • Esencia aromática.
  • Molde para las velas.
  • Cazuela
  • *Varilla sujetadora.
  • Pábilo.
NOTA: la esencia o esencias aromáticas a usar deben ser de calidad. El olor de las esencias baratas, más que inspirador, podría resultar molesto. Podemos escoger el aroma que queramos: místico, romántico, picante, dulzón… entre otros. Para Navidad, por ejemplo, las esencias recomendadas son los amaderados, la canela, el cedro o el pino.
Procedimiento:
1.- Empezamos calentando la cera hasta que esté derretida. Lo mejor es derretirla al baño María y moverla sin parar con una pala de madera. También se puede usar una bolsa de fundición: metemos la cera, la cerramos bien, se sumerge en agua caliente y esperamos a que se vuelva líquida.

2.- Una vez esté líquida, esperamos unos segundos y añadimos unas gotitas de la esencia. Hay que hacerlo cuando la cera esté un poco fría, sino el calor hará que el olor se evapore. En caso de querer añadir colorante, también lo haremos en este paso.

3.- Ahora fijamos el pábilo al molde atando un extremo a la varilla sujetadora, justo donde se encuentra el orificio de la varilla. Pasamos el otro extremo de la mecha por el agujero del molde. Fijamos la mecha con un sellador al molde y cortamos la mecha sobrante.

4.- A continuación, dejamos caer la cera en el centro del molde con suavidad y poco a poco. El molde debe estar previamente engrasado con aceite. Tener el pábilo sostenido para que quede lo más centrado posible.

5.- Reservamos parte de la cera para rellenar la base de la vela.

6.- Mientras se enfría la cera, daremos pequeños golpes en las paredes del molde para quitar el aire.

7.- Con un pequeño palo o cuchara, perforamos el centro de la vela y rellenamos con la cera que dejamos reservada.

8.- Esperamos ocho horas y la vela estará completamente fría. Retiramos el sellador del molde.

9.- Desmoldamos dando la vuelta al molde. Si no sale con facilidad, tirar un poquito de la varilla.

10.- Si la vela presenta imperfecciones, frotar con una media de nylon mojada en alcohol.

Os dejo algunos enlaces que os serán de utilidad:

http://www.youtube.com/watch?v=r2S_qaQKIYc&noredirect=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estoy encantada de recibir vuestros comentarios, son para mi como regalos. Gracias!!!!!

MáS CoSiTaS PaRa VeR

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...